El Senado rechazó el aborto legal


Tal cual se contemplaba en la previa, la votación fue 38 contra 31 en contra de la iniciativa que había obtenido media sanción en la Cámara de Diputados. Hubo dos abstenciones y una ausencia

8/9/2018 4:29:01 AM

Por 38 votos contra 31, con 2 abstenciones (Crexell y Perotti) y una ausencia (Catalfamo), la Cámara de Senadores rechazó el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que había obtenido media sanción en la Cámara de Diputados.

No hubo sorpresas ni sobresaltos a lo largo del debate. Desde la previa casi todos los senadores habían adelantado su voto y ya era público que, a menos que sucediera algo extraordinario, la norma no prosperaría. El "poroteo" inicial contabilizaba 38 votos en contra y 31 a favor, cerca de lo que marcó el conteo final.

Con este rechazo, la iniciativa no se podrá debatir de nuevo hasta el año que viene, cuando comience el año parlamentario el 1° de marzo. Sin embargo, quienes impulsan la ley reconocen que en 2019 será difícil retomar la discusión debido a que la conformación del Congreso será la misma y, sobre todo, porque es un año electoral.

Esteban Bullrich, uno de los más militantes del rechazo, hizo hincapié en las convicciones de cada legislador: "No las podemos dejar de lado. Empobrece al Senado que nos hayan pedido eso. La discusión es si en el vientre hay un argentino que hay que amar y defender".

Por la madrugada llegaron los discursos de cierre. A su turno, la ex presidente Cristina Kirchner anunció que votaría a favor de la ley y dejó en claro que no fue su hija Florencia quién la hizo cambiar de opinión, ya que durante su mandato nunca habilitó el debate: "Mi hija me abrió la cabeza en cuanto a abordar la cuestión feminista desde un lugar diferente al que uno lo había visto, tal vez porque tuve la suerte desde muy joven de formar parte de una generación que educada o formada aquellos años de los 60 y 70, donde surgía la pastilla anticonceptiva, la minifalda, la revolución cubana, no teníamos esta cuestión de género. Fue una ráfaga de repente esto en el mundo".

Y mandó un fuerte mensaje a las militantes de la causa: "No se enojen con las religiones, la iglesia o los sacerdotes. Sigan construyendo esa fuerza que yo pude percibir el último 8 de marzo. La ley no va a salir pero quiere decirles que no será este año, será el que viene o el otro".

"Siempre se vota con convicciones. El problema es cuando las convicciones que queremos nosotros se ejercen sobre otras personas que no tienen esas convicciones. Ahí estalla el conflicto. Con todas las convicciones de cada uno pongámonos a pensar si realmente es justo que una sociedad que ha adquirido este nivel de movilización y de comprensión sigámosle imponiéndoles unos la conducta a los otros. Está claro que esta no era una ley que obligaba abortar a alguien. Es una pena que no hayamos podido abordar un consenso", completó.

Fuente: Infobae



Anuncie Aquí!

(0381) 155113489